lunes, 9 de abril de 2007

Sartaguda


Hermanos contra hermanos,
la peor de las batallas,
la que ninguno ganamos.

La sangre correrá siempre,
aunque pasen los años,
heridas que no cura el hambre.

Ni vencedores ni vencidos,
un pueblo roto a quedado,
sentimientos reprimidos
y el problema silenciado.
Muertos, viudas, hijos y nietos
mantienen vivo el recuerdo.