domingo, 15 de julio de 2007

El que fuí


Todo sigue igual que siempre,
sigo sin controlar mi vida,
la que cambié en su día,
la que ahora me endurece.

Lo importante para mi
es vano para los demás,
sin importar los temas,
ni los problemas que admití.

¿Tan complicada es mi voluntad?
¿No pueden asumir que es mía?
Por esta vez no es antipatía,
ni tampoco agresividad.

Defiendo con mas uñas que dientes,
lo único que me queda, mi intimidad.
Por encima de gente impaciente
que quiere saciar su curiosidad.

Por encima de quien intente,
con malas artes y peores formas,
que de nuevo sea el que consiente.

Otro hombre era aquel,
hace tiempo que murió,
lo mataron de forma cruel
aquellos a quien protegió.

Hoy todos lloran su ausencia
por que ven que ya no vuelve,
y es difícil llenar de esencia,
el vacío que ya no se tiene.