lunes, 27 de octubre de 2008

Recuerdos

Cada vez que te veo, viajo...
viajo en el tiempo hasta mi niñez,
y veo aquel muñeco de trapo
con el que tanto jugué.
Aquel coche de pedales
que empujaba y reparaba...
mis clases y profesores
que de pequeño adoraba...
 Veo los juegos de verano
en unas calles sin peligro,
las obras de teatro
que en la callejuela hicimos.
Mi bici, mi patín, mis balones...
mis penas, mis alegrías...
canicas, cromos, colecciones...
calendarios y peonzas.
Te veo disfrutar y recuerdo
escondites, películas,
amigos e incluso algún beso
robado casi a oscuras...
Recuerdo la alegría de lo mínimo
una tiza un trozo de suelo...
Disfruta preciosa lo mismo
que yo lo hago, y luego,
Al recordarlo volverás
una y otra vez a sentir,
aunque cada vez habrá
menos mundo por descubrir.

jueves, 23 de octubre de 2008

El ave Fenix

Aquí estoy, casi muerto pero vivo,
como el ave Fénix resurjo,
de unas cenizas, ¡de rescolditos!
con fuerza pa tirar esos muros
que limitan lo que decido.
 
Cual guerrero de la paz,
irreverente ante la injusticia,
buscando una verdad...
verdad sin salida...

Mi verdad!

Esos sentimientos gastados,
esas palabras dolidas,
no son conceptos inventados,
ni mentiras podridas.
Son mi forma de ver
es mi manera de contarlo,
puedes o no creer
que un cuento estoy contando.
Toda la verdad que poseemos
es siempre relativa.
cuanto pensamos, cuanto tenemos,
cuanto amamos en vida.
 
Nos guiemos por Platón
Gasset, Nietzche o Platero,
sinceramente es verdad,
si digo que te quiero.
Por el recuerdo de tu amor
que ahora lo tengo por verdadero,
alli donde no veo su calor,
a otra ocasión espero.
 
La lucha de clases,
la evolución de la especie,
quizás fue Descartes
o puede que ya me lie.
Con tanta idea embutida
en verdad bendita,
en verdad verdadera.
 
Mi verdad no será absoluta
pero es mía,
puede que la discuta
sin perder su valía.
Nadie me puede negar
lo que veo, oigo o siento,
puede no ser su verdad
pero yo no miento...
 
 
 
 

viernes, 3 de octubre de 2008

Aquel beso que te dí

Aquel beso que te di
no fue un simple beso,
mi corazón quiso latir
pero se sentía preso.
En el fue mi vida
yo te la regalaba,
pues de nada valía
si en ella tu no estabas.
Aquel beso de esperanza
me hizo soñar,
contigo sobre las sabanas
sin querer despertar.
Mientras te besaba
recordé los motivos
por los que te amé
por los que nos amamos.
Aquel beso que te di
no fue un simple beso,
volví a ser feliz
¿No se trataba de eso?...

jueves, 2 de octubre de 2008

cualquier pueblo... 1950

Tañen las viejas campanas
en la torre de la iglesia,
las calles superpobladas
como los días de feria.
 
Bullicio y alboroto
recorren la plaza mayor,
engalanados mozos
esperan bajo el reloj.
 
Que las mozas aparezcan
al salir de la misa,
harán que enrojezcan...
...ya se oyen sus risas.
 
Los requiebros se oyen
por toda la plaza,
y las muchachas corren
con la cara azorada.
 
Camisas blancas almidonadas
pantalones oscuros,
y en los pies alpargatas,
de las de dos duros.
 
La banda empieza a tocar
pasodobles y valses,
y ellos a bailar
siguiendo los compases.
 
Nada tienen y nada les falta
alegría, inocencia,
humildad y esperanza...