sábado, 19 de mayo de 2007

El primer día


Un día algún sabio dijo,
Es el primer día del resto de tu vida.
Aunque hoy no la dirijo,
aguanto su acometida,
sabiendo de la batalla perdida.

Y como dijo el maestro,
al volver la vista atrás se ve la senda,
que aunque sea siniestro,
nunca se vuelve a pisar,
pero se debe siempre recordar.

Hoy es ese día de mi vida,
en el que debo mirar atrás,
en el que doy por perdida
la oportunidad de que haya más,
ese dia que tu algún di recordarás.

lunes, 14 de mayo de 2007

Argol


Anoche estuve buscando
la estrella que te regalé,
Ni en mis pesadillas soñé
que me acabaras odiando.

Las nubes ocultaban su brillo,
no llegaba a divisarla,
sin tan siquiera olvidarla
paso como con tu cariño.

Recordado a la perfección,
hasta la saciedad añorado,
resulta que mi sueño dorado
se fue sin solución.

Aquel banco me llamó,
"fue aquí ¿recuerdas?"
su corazón se ablandó
abriste todas sus puertas.

Las puertas ya se cerraron,
las caricias desaparecieron,
las miradas ya se fueron
y los susurros se olvidaron.

Ojalá pudiera el alcohol
hacerme perder la razón,
desearía que mi corazón
divisara algún día Argol.

miércoles, 9 de mayo de 2007

Morir matando


Es tu forma de querer
la que cada día me desorienta,
al bueno has de reprender,
a no ser que estés contenta
o cuando menos a estarlo dispuesta.

O contigo o en tu contra,
no concibes que exista otra postura,
de favores acreedora,
con o sin abreviatura
al borde me llevas a la locura.

Morir matando es tu ley,
sin pensar que otros también puedan jugar,
bajo la manga hay un rey
que no quiero enseñar,
hacerlo tendré si no das otro lugar.

Tus letras en mi cajón,
mensajes de súplica tengo guardados,
mi error tiene absolución,
no serán hayados
si no haces que se sientan traicionados.

Soleás del corazón


Es este mi corazón ciego,
el que se acelera cuando
quieres que entre en tu juego.

Corazón dolido y roto
por los juegos del amor,
por claudicar ante otro.

Con fuerza pero sin ritmo,
va de sístole a diástole
directo hacia el abismo.

En mi interior vive sin
tan siquiera pedir permiso,
y no me deja morir.

Morir quisiera si al menos
le consiguiera compañía,
y no solo fuera en sueños.

martes, 8 de mayo de 2007

Soy el mismo


Sigo siendo yo, aquel
que besaba cada paso que diste,
que te trajo el pincel
que al final aborreciste
al poner sonrisa en su rostro triste.

Sigo siendo yo, ese
que siempre te apoyó en todo,
y evitaba que doliese.
Del polvo viene el lodo,
al que ayudaste de cualquier modo.

Sigo siendo yo, fiel
el guardián de todos tus secretos.
Tuyo solo es mi clavel,
cada uno de mis sonetos
suspiran por la rosa de tus vientos.

Sigo siendo yo, aunque
tus ojos no me vean de igual forma.
No quiero ser un fraude
ni saltarme la norma,
soy quién con tu felicidad se conforma.

lunes, 7 de mayo de 2007

Un soneto para Ana


En todos los sentidos una mujer,
es valiente, atrevida y generosa,
más arrestos y redaños rebosa
y a algunos hombres nos puede abastecer.

La vista atrás solo para lo bueno,
el rencor no tiene más cabida
que el calentón que va de subida,
con rayos, centellas y el trueno.

Detrás del escudo hay una dama,
Y nosotros somos sus escuderos,
nos ganó con el corazón y el alma.

Espantamos los malos agüeros
para que cada noche duerma en calma,
y se cumplan todos sus deseos.

Liras a mi sombra


Mi sombra está muriendo,
y estar a tu lado es su última voluntad,
Al vacío está cayendo,
perdiendo su libertad,
desesperada ante toda adversidad.

Una luz la está matando,
borra todas las sombras del pasado.
La vida va quitando,
como un cuento abreviado,
soso, incompleto, ruin y amedrentado.

"Soy yo la más sincera",
mientras haya luz seguiré contigo,
la que causa ceguera,
a veces es castigo
otras de la felicidad testigo.

Así pues he decidido,
buscar tu luz en todos los rincones.
y sin ver parecido
aún siendo pormenores,
cantar a viva voz nuestros amores.

Vacias


Ya no oigo tus palabras,
tus silencios son eternos,
en la mirada llevas,
el frío de todos los inviernos.

Ya no siento tus caricias,
soy un leproso para tus manos,
hasta mi llegan tus noticias
con varas de avellanos.

Tus pensamientos ya no están a mi lado,
se fueron y justo en frente se plantaron.
¿Como quienes tanto se amaron,
al odio se han abocado?

¿Como puede odiarme el ángel al que mas quiero?
Si mi vida daría sin tan siquiera rechistar.
Solo con que me lo pidiese sin pero,
solo con que me quisiera besar.

Pero esas caricias se acabaron,
pero esas palabras dulces y cariñosas,
aquellos gestos y risas contagiosas,
aquellas por desgracia ya volaron.

miércoles, 2 de mayo de 2007

En paz


La tranquilidad invade mi alma
cuando subo a la cima de la montaña.
Alma cansada, dolorida y huraña
que busca tu cuerpo, tu cama.
Tu cama pagana y trasnochada
con el vigor de los cuerpos,
con el amor de mi amada.
Aquí desde la cima diviso
claramente tu habitación,
te veo cerrando el balcón
al amar en el momento preciso.

Aquí en la cima fluye el aire,
y mi cabeza consigue respirar.
no quiero que el viento amaine,
solo quiero tus labios besar.
Cuando cierro los ojos e inspiro
noto tu presencia a mi lado.
Como cada vez que te lo pido,
como cada vez que lo he necesitado.

Las mañanas son frías aquí arriba
la soledad que mi alma siente.
puede llegar a tornarse decisiva
para encender mi amor adolescente.
Cuanto menos estoy a tu lado
mas te quiero y te deseo.
Siempre te he venerado
luchando en tu coliseo.