jueves, 22 de marzo de 2007

El ultimo beso

Fue algo precioso, casi perfecto,
como si supiesemos que no habria más,
como si fuese el final del trayecto,
saborear lo que no probaría ya jamás.

En mi memoria quedó marcado
aquel momento infinito,
aquel segundo deseado,
aquel gesto más que bendito.

No es esto un adiós
tampoco un hasta luego,
mucho más que dos.

A esto es a lo que llego,
a morir y a vivir por vos
y de deseo arder en mi fuego.