viernes, 22 de febrero de 2008

Fuera de mi vida!

Quiero echar de mi vida
aquello que me inquieta,
el rencor y la avaricia,
la maldad en todas sus facetas.
Quiero que se vaya para siempre,
el dolor que sufren mis amigos,
que aquel que odio siembre,
recoja tempestades y castigos.
Deseo con toda mi alma
no tener que estrechar la mano,
ni aún sabiendo que está en calma,
a un enemigo sino a un hermano.
Desterrar de este mundo
la falsedad y la hipocresía,
que no se mate al moribundo,
y botar también la cobardía.
Borrar la tristeza de mi rostro
y así contagiar la felicidad,
a aquellos que están abordo
en el barco de mi amistad.
Que no me pasen factura
el desamor y el desamparo,
alcanzar la sabia locura
y que amar no sea tan caro.

Como diría Manolillo,
me da pena que se admire
con mas orgullo que brillo,
el valor en la batalla.
¿Permitidme que suspire
cuando ganan las palabras!.
Sigo sin entender el por qué,
de nuestra admiración
por la fuerza y el tesón,
debemos recordar aquel
que sin violencia consiguió
que nos olvidásemos del ayer,
y en el futuro nos centró.
Ojala se fueran y no regresaran
las cosas malas que hacen,
que cada día se disparen balas
y nuevas vidas acaben.

jueves, 21 de febrero de 2008

Amor en la Alhambra

Paseando por la alhambra
descubrí el amor verdadero,
nunca lo eché en falta,
y ahora, cuando no lo veo,
quiero volver a Granada
a encontrar lo que deseo.
Cada vez que vuelvo allí
aunque solo sea un sueño,
entiendo más que Boabdil,
al dejar de ser su dueño
llorara como yo cuando me fui,
a mi retiro alpujarreño.
Todavía hoy recuerdo
el suave rumor del agua,
el aire moviéndote el pelo,
mi deseo preso en su jaula
esperando atar tu pañuelo
en la punta de mi lanza.
Desde lo alto de la Alcazaba
veo el Albaicin y el sacromonte,
te imagino romántica y callada,
Oteando el horizonte.
El viento te da en la cara
y en tu ilusión te escondes.
Me imagino de tu mano
paseando por los jardines
del Generalife moro,
los palacios nazaríes,
pidiendo ser besado
por esos labios cómplices.
Esa foto que tomé
bajo el ciprés de la sultana,
Me recuerda a quien amé
sin que se sintiera amada.
Por ella todo lo daré
como en los cuentos de hadas.
Al atardecer veo caer
el sol detrás de Granada,
con el mismo deseo de Ayer,
recuperar mi alma robada
cautiva por una mujer,
a mi corazón atada.
Y nunca conocerán estas tierras,
felicidad mayor que la mía
que no habrá batallas ni guerras
que puedan traerme de Utopía
hasta estas sierras
de la alpujarra granadina.
Y contarán leyendas
sobre el amor que te di,
historias de princesas
que no se vendían por un maravedí,
de príncipes que eran
de cualquier color menos añil.
Pero tu y yo guardaremos
en nuestros corazones,
los momentos que pasamos
en el patio de los leones,
las risas que acallamos...
... y también los amores.

lunes, 18 de febrero de 2008

Dolor

Me duele el cuerpo entero,
mi enfermedad es tu ausencia.
No me gusta ser agorero
pero necesito tu presencia.

Me duelen los ojos
por que ya no te ven,
por que busco despojos
de tu amor en mi Edén.

Me duele la cabeza
de pensar que tu no estás,
por que me invade la tristeza,
por saber que no vendrás.

Me duelen los oídos
al no escuchar tus voz suave,
por que todo mi cariño no ha valido
para encontrar la clave.

Me duele el pecho
por que ya no apoyas
en el tu mejilla, y desecho
el poder tenerte entre mis joyas.

Me duele la espalda
de sentir los varazos,
en mis riñones y mi alma,
de tus desprecios.

Me duelen las manos
que ya no te tocan,
se hacen inviernos los veranos,
a las tormentas invocan.

Me duelen los pies
por no pasear a tu lado,
y pierden el interés
de seguir siendo honrado.

Me duelen los labios
por que ya no te besan,
se quejan de dolores varios,
y los tuyos me recetan.

Me duele el alma
por no haber sabido,
querer a quien ama
queriendo como es debido.

Pasa la vida

Pasa la vida y nosotros
vemos como pasa,
sin nuestro control
las cosas cambian.

Pasa la vida y cambiamos
de coche, trabajo y casa,
Pero los buenos amigos
esos nunca pasan.

Pasa la vida y crecemos
Unos a lo alto, otros a lo ancho,
pero todos lo hacemos
mentalmente hablando.

Pasa la vida y sentimos
amor, odio, penas y alegrías,
algunos incluso morimos,
de amor todos los días.

Pasa la vida,
pero en el corazón,
todo queda.

viernes, 15 de febrero de 2008

Para el señor Gacela sobre el cursillo Excel

No se puede imaginar la ilusión que nos causa,
el anunciado retraso de nuestro cursillo,
ya que no es que sea sencillo
compaginar el curso con la casa.
Después de Semana Santa
dudo que pueda acudir
y mi inteligencia exhibir
si el profesor nos falta.
Indíquenos usted por favor,
a quien debemos reclamar.
La ilusión me vais a matar
si coinciden curso y calor.
Solicitaré unas buenas instalaciones,
siempre y cuando nos las merezcamos,
No nos olvidemos que estamos
trabajando en Ingeteam-Paneles.

jueves, 14 de febrero de 2008

Buscando tu luz

Buscando tu luz me encuentro
y solo veo oscuridad,
en ese lugar siniestro
donde desapareció tú amistad.
Cualquier sitio es valido
para recordar tus caricias,
porque en ellos he sentido
tu amor hasta las entrañas.

El aire me trae aromas
que me recuerdan tu perfume,
Limón, jengibre, bergamota,
rosas, vainilla y almizcle...
turban y nublan mi cabeza,
cada vez estás más lejos,
y tengo la absoluta certeza
de no volver a verte en mis espejos.
Con el pelo alborotado
y con cara de dormida,
después de haber desordenado
mi cama noche y día.

Ojala pudiera demostrarte
que soy sincero y no te engaño,
que de mi puedes fiarte,
que es a ti a quién amo.
Necesito tu luz para encontrar
el rumbo que perdí hace tiempo,
un abrazo cuando tiemblo,
un motivo para amar.


Amargura

A caer hemos aprendido
a lo largo de los años,
a tropezar con cada piedra
que nos cruzamos el camino .
Muchas veces son demasiados
los golpes que solo uno recibe,
y de el se apodera la amargura
si los daños no son curados.
¡Que bueno es tener alguien a tu lado!
que te anime y te apoye,
cure y anestesie las heridas,
que los golpes han causado.
No siempre valoramos lo suficiente
a aquellos que tenemos,
solo nos acordamos de su ausencia
cuando tememos que todo reviente.
Una máxima siempre llevo a cabo
Decir gracias, te quiero y perdón,
Casi de forma inmediata,
¡Quizás no vuelva a tener ocasión!.

17 de Septiembre de 2005

Fue algo inexplicable
cuando por fin te tuve en mis brazos,
te abracé como si fueras solo mía,
No pude contener los sollozos.

Mi felicidad fue plena
cuando pude tocar tu rostro,
fui yo el primero,
nadie más, ningún otro.

Fue amor puro con mayúsculas
lo que emanó de mis ojos,
cansados, doloridos
y de la emoción rojos.

Fui el primero que al oído
con un susurro cómplice y sentido,
te dije te quiero,
y hasta ahora no te he mentido.

Cada vez que te lo he dicho
de mi corazón salían las palabras,
que se anudaban,
allí al fondo de mi garganta.

Cada día vivo esperando
el momento en el que me devuelves,
con creces e intereses,
la felicidad y la alegria no son memeces.

Vuelven a mi ojos las lagrimas
al saber con certeza que has sido tú
la que de corazón me ha dicho,
Aitatxo, Maite zaitut!.

miércoles, 13 de febrero de 2008

Me equivocaré

En mi vida he recibido
mil bofetadas consentidas,
y de todas ellas he aprendido.
Mil consejos me dieron
y casi todos ellos negué,
aunque algunos comprendieron,
otros no me dejaban crecer,
el que tiene boca se equivoca,
y yo tengo o creo tener,
una boca resabiada,
viperina, fina y cachonda
que no se da por enterada,
y escarmienta por si sola.
¡Te vas a resfriar!
Me dijeron mis mayores,
Al verme caminar,
descalzo sobre aquellas flores.
¿Iba a gozar sino,
del placer de pies desnudos,
como haciendo vino,
sobre la hierba de los jardines?.
Debemos marcar nuestro camino,
aprender con nuestros errores,
y aunque a veces nos marque el destino,
no errar con nuestros mayores.
¡La experiencia es un grado!
Dicen aquellos que ya se equivocaron,
¡Dejad de tenerme coartado!.
No soy yo mismo si me creéis invalido,
necesito llenar mi saco de experiencias,
no es inútil e innecesario.
Mañana seré yo el que tenga el poso
que los años me dejaron,
y las cicatrices que porto,
de dolor ya curaron.
Espero no hacer los mismo que los demás,
soy distinto, ni mejor ni peor.
Quizás a mi, me gusta experimentar.

sábado, 2 de febrero de 2008

Explicando la vida

Mira al cielo mi vida,
¿ves esas luces?
Son lagrimas de despedida.

Las que de los ojos caen
cuando decimos adiós,
cuando las campanas tañen.

Varias de aquellas yo las forjé,
cada vez que de mi vida salían
personas a las que no olvidaré.

Esas estrellas que ves
,cada día irán a más,
por desgracia iluminarás mas de tres.

También sirven para recordar,
a aquellos que añoramos
cuando miramos al mar.

Nos acerca cada ola
un recuerdo de quien falta,
para que el alma no este sola.

También nos acerca
a quienes echamos en falta,
aun teniéndolos cerca.

A quien se fue de nuestra vida
sin abandonar la suya propia,
sin dejar de sentirse querida.

Pero aquellos que nos dejaron,
En algún sitio nos esperan
junto al astro que iluminaron.

El día que me tenga que ir
llenaré de estrellas el camino
perdida no te has de sentir.

Allí nos juntaremos con aquellos que nos quisieron,
y aunque no los conocieras,
Durante tu vida te protegieron.

Para Alaitz

Hice esto para tí vida mía,
puse en el todo el amor,
las ganas y el esfuerzo que podía.
Ahora sé por que no fui pintor.
Cuando de las lineas me salía...
pensaba en tus risas
y otra idea nueva me venía.
Todas hay que hacerlas sin prisas.
Espero cariño mio que te guste,
que mi mano torpe lo pintó,
y es cierto que no hay embuste
que los colores mi corazón los repartió.

Despedida

Querida mía:
Hace algunos días ya que te fuiste,
pero sigo sintiéndote aquí a mi lado,
y en esta dolorosa ausencia he recordado
cada momento vivido, todo lo que me diste.
Recuerdo el primer día que te vi,
un destello de tu luz cegó mis ojos,
un deseo por probar tus labios rojos,
una pasión que solo noté junto a ti.
Ha pasado mucho tiempo desde entonces,
dividido en buenos y malos momentos,
de los últimos muchos, de los primeros cientos,
por eso te quise, y espero que lo notes.
Muchas piedras cruzaron nuestros caminos
y juntos a todas ellas nos enfrentamos,
los pájaros de mal agüero espantamos
y a todo enemigo vencimos.
Solo la vida podría acabarcon esta bonita historia,
que recordare en mi memoria
mientras pueda respirar.
A Dios le pedí que te devolviera la vida,
yo que renegué de el,
y prometí serle fiel,
si te la daba y se llevaba la mía.
Creía que así sería feliz
viéndote de nuevo viva,
y aunque la suerte me sea esquiva,
sería poco más que un desliz.
No podría soportar verte
sufrir como estoy sufriendo,
por seguir viviendo
sin a mi lado tenerte.
Ahora solo me queda esperar
que pasen sin dolor los días,
que no se claven más espinas
y ver de nuevo tu dulce despertar.